Vecinos de San Isidro levantaron el corte gracias a la intervención del defensor Penayo

Vecinos del barrio San Isidro levantaron el corte sobre la 213 gracias a la intervención del defensor del Pueblo, Alberto Penayo, quien explicó a las familias el acuerdo logrado con Servicios de Aguas de Misiones Sociedad Anónima (SAMSA), y el Ente Provincial Regulador de Aguas y Cloacas (EPRAC), para que la empresa prestataria brinde una solución de fondo ante la constante interrupción del servicio que afecta a unas 22 mil familias, quienes se ven afectadas por la falta de agua potable.

Tras el acta firmada entre los vecinos, el defensor Penayo y el diputado provincial Roque Gervasoni, el ombudsman posadeño explicó las gestiones que junto con la ministro de Derechos Humanos, Lilia Marchesini, realizaron ante SAMSA, y recalcó que apenas enterado de esta situación “pusimos a trabajar a todo nuestro equipo técnico de la Defensoría, que está al servicio del pueblo”.

“Son 22 mil familias afectadas, la situación es muy grave, abarca desde Villa Lanús hasta Itaembé Guazú”, enfatizó Penayo y agregó que “el problema es a raíz de un acueducto de una pésima calidad de construcción que hicieron entre la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), y SAMSA, y ya se rompió 90 veces, por lo que exigimos que implementen una solución definitiva”.

 

Por otra Penayo también comentó que “resulta inverosímil que ni la empresa ni nuestra ciudad esté preparada para afrontar una crisis de esta características, SAMSA no posee un plan de contingencia, porque cuando nosotros les exhortamos a que provean de agua potable hasta tanto se arregle el acueducto, resulta que no hay suficientes camiones cisterna para poder llevar el líquido vital a los barrios damnificados”.